Nadie ha afirmado nunca que las cámaras de vigilancia fueran la cúspide del diseño. Hasta donde sabemos, ningún diseñador de renombre ha probado cámaras de vigilancia profesionales. Lo que es importante tener en cuenta es que dominan 3 estéticas diferentes: – la cámara “tubo” con su pie que permite montarla en el techo o en una pared; – la cámara “domo”, de tamaño y forma esférica; – la cámara “tubo” con su pie que permite montarla en el techo o en una pared; – la cámara “domo”, de tamaño y forma esférica, con su pie que permite montarla en una pared. la forma de una media pelota de tenis – La cámara motorizada PTZ, que para permanecer en las imágenes de deportes, tiene un tamaño cercano al de un balón de baloncesto y gira en todas las direcciones. Se trata de la cosmética, una cámara externa llamada “tubo” o cúpula que contiene, al mismo precio y con las mismas características, la misma electrónica. En cuanto a la cámara motorizada, se destina más a menudo a la distribución masiva, a los municipios cuyos presupuestos sufren menos limitaciones… La estética y la discreción pueden tener una importancia crucial en un hogar donde algunas cámaras pueden ser juzgadas por algunos como “verrugas” mientras que sigue siendo una noción vaga para un almacén o un cuarto técnico.